Exámenes, Planificación, Técnica de estudio
Compartir:
como estudiar una oposicion

Cómo estudiar una oposición

¿Te gustaría saber cómo estudiar una oposición? En esta guía te lo explicaré paso a paso.

Una de las cosas que te he repetido muchas veces es que nos cuesta estudiar para aprender y precisamente hoy quiero ayudarte a resolver esto. 

Si lo vemos de una forma general casi todos estudiamos con el objetivo de aprobar, pero al estar en un proceso de oposiciones sabrás, o estarás empezando a intuir que esto ya no vale. 

Y no te lo digo con el fin de desanimarte, todo lo contrario quiero mostrarte que sí hay formas que te llevan a tener éxito sin que suceda lo habitual.

¿Qué es lo habitual? te preguntarás. Antes del día de tu primer examen, pueden pasar meses o incluso más de un año y, por muy bien que estudies los primeros temas, si no los repasas, caerán en el olvido. 

Frente a lo anterior llegará el día del examen y  necesitarás bastante suerte. Y dejar algo tan importante en manos de la suerte… no se tú, pero yo no me la jugaba, de hecho estuve donde tu estás y no me la jugué. 

Para que esto no suceda más y pongas tu memoria a funcionar a largo plazo te contaré:

  • Planificar es la clave.
  • ¿Influye el tipo de examen? 

¿Cómo estudiar una oposición? Planificar es la clave

Quizá una de las cosas que más te agobia es que para lograr aprender hay que estudiar mucho. Ante esto la respuesta es que tienes razón, pero puedes aprender a hacerlo por medio de un método ordenado y estructurado. 

Es aquí donde surgen tus principales dudas. ¿Cómo lo hago? ¿Por dónde empiezo?

Quiero regalarte un poco de calma, es mucho más sencillo de lo que piensas y si estás aquí ya es un gran paso. 

Sólo tienes que grabarte a fuego ( y poner en práctica) un concepto que para mí es clave en todo esto; planificar

Te lo haré más simple.

Planificar para llevarlo a una explicación más sencilla consiste en que todas aquellas herramientas que requieres para lograr tu objetivo se encuentren totalmente alineadas y dispuestas. 

Estas herramientas se derivan de tus circunstancias personales y abarcan: tu tiempo real, tu espacio, tus periodos de descanso, objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Por simple que esto parezca, que en realidad no lo es, tu capacidad de apuntar y acertar en el proceso que iniciaste aumentará su porcentaje de efectividad.

Te puedo asegurar que la planificación te ayuda a organizar el tiempo, dosifica tus esfuerzos, aumenta el conocimiento y te permite  aprobar en el menor tiempo posible.

¿Qué hacer entonces?

Es primordial que la planificación que realices no sea solo para comenzar, sino que debes mantenerla durante todo el proceso, con esto me refiero a que deberás tener un panorama claro semanal, mensual o anual si así corresponde. 

En tu método de estudio debes incluir el conocimiento de tu temario, las veces que lo repasarás y todo lo que te dije hace un momento y que ya veremos de manera detallada. Esto evitará que debas improvisar, que te estanques en algún tema o que pierdas consistencia en tu proceso. 

Vamos al detalle.

Tiempo real: es importante que sepas qué tiempo dedicarás de forma concreta a tu preparación, aquí debes tener presente tus demás ocupaciones y tal como pasa en algunos deportes tendrás tiempo efectivo, pero aquí no será de juego sino de preparación.

Con este primer punto claro te aseguro que le sacarás ventajas a muchísimos que, seguirán estudiando muchas horas “como pollo sin cabeza”  y no pasarán del punto de partida. 

Espacio de estudio: si definir el tiempo es valioso el lugar donde lo harás viene detrás tocándole los talones. Elige un espacio en el que te sientas tranquil@, donde los ruidos no sean un impedimento y especialmente donde no tengas elementos que te lleven a la desconcentración.

Periodos de descanso: Hay algo que tengo muy claro y deseo que tu también lo tengas en tu mente y es que al opositar el tiempo tiene un valor incalculable. Por eso si llevas un registro de tus horas de estudio es imperioso que tengas en cuenta en qué periodos descansarás. 

No solamente se hace necesario que sepas las veces que verás tu temario, sino aquel tiempo en el que harás pausas activas, esto te ayudará al primer punto del tiempo real, como cuando pares por ejemplo a tomarte a un café, sino que también sabrás cuándo no estarás en función de estudiar y tendrás tiempo para ti. 

Es cierto que opositar es un camino en el que muchas veces te  sientes sol@, pero que esto no te lleve a tener otras alternativas.

Márcate objetivos: los pequeños objetivos en cuanto estudio o tiempo te permiten estar enfocado en lograr una meta y al conseguirla esto te llenará de energía para ir por el siguiente. 

Encuentra aquello que para ti es más efectivo, quizá sea más de sprints diarios o te gustan más los ideales de mediano aliento para alcanzarlos en la semana. 

Cómo estudiar una oposición. ¿Influye el tipo de examen?

Luego de ver todo lo anterior y tener el primer y más valioso ítem en tus manos, viene un punto que es  una piedra angular  y que marcará tu ruta de estudio: Cómo estudiar una oposición según el tipo de examen.

Cuando decides enfrentarte a un proceso de oposiciones, una de las cosas que tienes que tener muy claras, es el número y tipo de pruebas que vas a necesitar superar para conseguir tu plaza. 

Al tener esta información toda la planificación y los detalles que ya te expliqué cobran mayor relevancia.  Esto te lo digo porque si tu oposición consta de varias pruebas, de poco sirve poner toda la carne en el asador para superar la primera y llevar el resto “con pinzas”.

Para finalizar por hoy, quiero comentarte cuáles pueden ser esos tipos de exámenes a los que puedes enfrentarte y qué debes tener en cuenta como puntos importantes, tanto para planificar tu estudio como para que logres aprobar. 

Examen tipo Test

En este tipo de examen será relevante que planifiques tu estudio, los repasos y demás en pro de:

  • Entender la estructura de las leyes.
  • Memorizar detalles.
  • Tener contenido en esquemas. 
  • Hacer simulacros lo más parecidos posible al examen real. 
  • Apuntar en tarjetas los fallos que hayáis tenido al hacer simulacros. 

Examen de Desarrollo

Para esta prueba te aconsejo para que no des vueltas que te centres en:

  • Entender la estructura del tema.
  • Hacer un buen resumen y esquema propio
  • Estudiar el tema.
  • Estudiar y practicar el esquema.

Orales 

Aquí será vital que practiques técnicas de oratoria, en las que tengas en cuenta la entonación, dicción, volumen y por supuesto la comunicación no verbal. Adicional a esto ten presente:

  • Hacer un buen resumen propio. 
  • Hacer un buen esquema.
  • Estudiar y cantar el tema (10 veces mínimo). 
  • Estudiar y practicar el esquema (10 veces mínimo).

Examen de preguntas cortas

Para este tipo de examen es necesario que entiendas toda la estructura del tema, además de que tengas un buen esquema de apuntes y que todo aquel contenido difícil repose en una libreta. 

Existen otro tipo de pruebas de las cuales hablo de manera puntual en otro artículo en el que incluyo además de las cosas a tener en cuenta, los materiales necesarios para prepararlas.

Lo que sí puedo decirte antes de concluir es que “Cuanto más preparados lleves los distintos tipos de examen, menos sorpresas tendrás, y sentirás tanto control que no necesitarás ni una pizca suerte”.

Para concluir

Luego de todo lo que te he contado te propongo que mires a tu temario cara a cara y hagas una planificación realista, teniendo en cuenta todo lo que influye en tu vida y a partir de tus circunstancias reales. 

Empieza a estudiar no para aprobar, si no para aprender. Para fijar los contenidos para siempre, para que te acompañen en el futuro cuando consigas tu plaza y desempeñes el trabajo de tus sueños.

O en el peor de los casos, para fijar los contenidos con precisión hasta el día de tu examen, que no es poco.

Y no olvides disfrutar del proceso, estudiar es un privilegio. Piensa si acaso tus abuelos, abuelas, incluso madres o padres pudieron hacerlo. Mis ancestras no pudieron y para mí ese pensamiento siempre fue gasolina.

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

¡A por tu plaza!

“El tiempo pasa volando, y sin darnos cuenta ya estamos en septiembre. ¿Sin darnos cuenta? ¿En serio? Este topicazo lo oímos año tras año cuando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.