Planificación, Técnica de estudio
Compartir:
métodos de estudio de oposiciones

El mejor sistema de estudio para aprobar una oposición

Existen distintos métodos de estudio de oposiciones.

Pero los diferentes sistemas para dar la vuelta al temario y poder repasar pueden generar confusión. 

A continuación podrás entender en qué se diferencian y cómo aplicarlos a los diferentes procesos de estudio. 

Tenerlo claro y controlar estos conceptos es algo básico, que te dará muchas garantías de cara a conseguir tu plaza. Así que te explico lo que considero los mejores métodos de estudio:

1. Sistema de vueltas

Como ya te expliqué en el post sobre el sistema de vueltas, consiste en empezar por el tema 1, avanzar hasta el último tema y luego volver a empezar por el 1.

Parece sencillo pero tiene múltiples ventajas.

La cantidad de temas que puedas estudiar a la semana aumentará con el número de vueltas, tardando cada vez menos tiempo en completar la vuelta. Es decir, progresivamente dominarás cada tema y dedicarás menos horas a estudiarlo.

Desventajas del sistema de vueltas

Tardas mucho tiempo en volver al tema por 2ª vez y se va olvidando el contenido. Y si hay que estudiar muchos temas esto no es nada bueno.

2. Método de arrastres 

Cada semana estudias temas nuevos y repasas los que has estudiado las anteriores semanas.

Ayuda a mantener activos los temas y a no olvidarlos, así como a poco a poco ir profundizando y afianzando el contenido.

Desventajas del método de arrastre

En oposiciones de muchos temas, llega un momento en que es complicado poder repasar tantos temas en tan poco tiempo. Hasta 25-30 temas funciona bien.

3. Método de estudio mixto

Lo óptimo es crear un sistema mixto de vueltas y arrastre organizado, planificado y ordenado. Al hacerlo así, podrás integrar y memorizar el contenido progresivamente. 

En una oposición se manejan demasiados temas como para que no se olviden de una vuelta a otra, por eso hay que incluir e intercalar arrastres o repasos dentro de cada vuelta.

Si no lo repasas, se te olvidará y perderás precisión.

¿Cómo hacerlo? 

Incluye dentro de tu planificación mensual semanas de repaso de todo lo anterior. Esa semana debes repasar todos los temas que llevas de la vuelta, o lo que es lo mismo, arrastrar el estudio del contenido anterior para reactivarlo y no permitir que se olvide por el paso del tiempo.

Una vez tienes tu propio material esquematizado y resumido, los repasos son más sencillos y rápidos.

TRUCO: Haz una planificación semanal hasta el día de tu examen, o de 6-12 meses si no tienes fecha de examen, que incluya vueltas y repasos, para tener una previsión de lo que vas a hacer cada mes, evitar improvisar, estancarte en un tema o no llevar un ritmo exigente. 

No escatimes en planificar y organizar: vueltas, arrastres y registrar resultados.

A largo plazo será un tiempo muy bien invertido.

Si quieres aprender a estudiar oposiciones con un sistema mixto, accede al Curso de Planificación y Técnicas de estudio.

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

¡A por tu plaza!

“El tiempo pasa volando, y sin darnos cuenta ya estamos en septiembre. ¿Sin darnos cuenta? ¿En serio? Este topicazo lo oímos año tras año cuando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.