Técnica de estudio
Compartir:
Como tomar apuntes

Cómo tomar apuntes que te ayuden a estudiar mejor

¿Alguna vez te ha pasado que, después de una larga sesión de clases, revisas tus apuntes y no entiendes ni la mitad de lo que escribiste? ¡No te preocupes, es más común de lo que imaginas! 

Este es un tema con muchos matices, por tal motivo, puede ser un poco complejo de entender, debido a que existen diferentes metodologías y lo que funciona para algunas personas, puede no funcionar para otras. 

En este artículo te presentaremos una guía completa sobre cómo tomar apuntes que te ayuden a estudiar mejor. Descubrirás técnicas efectivas para tomar notas de manera ordenada y sencilla, y te daremos consejos útiles para recordar la información importante. Además, aprenderás cómo utilizar tus apuntes para mejorar tu rendimiento académico.

Así que, si quieres dejar de perder información valiosa durante tus clases y estar mejor preparado para tus exámenes, ¡no te pierdas esta guía completa! Estoy segura de que te será de gran ayuda para mejorar tus habilidades al tomar apuntes en clase.

¡Empecemos!

¿Cuál es el objetivo de tomar apuntes?

En primer lugar, es importante entender para qué sirven los apuntes. No deberías tomar apuntes para copiar textualmente del profesor, del libro de texto o de las guías de apoyo, ya que este es uno de los errores más comunes. 

Más bien, debes tener en mente que los apuntes son una herramienta que se utiliza para facilitar la comprensión, la memorización y un estudio más eficaz en el futuro. Se puede pensar en la toma de apuntes como en dos pasos diferenciados: la función de proceso y la función de producto.

¿Cuál es la diferencia entre la función de proceso y la función de producto?

La función de proceso se refiere al hecho de que el acto de tomar apuntes mientras se escucha una clase mejora la comprensión y la retención, independientemente de si se repasan los apuntes. 

La función de producto se refiere a la capacidad de repasar los apuntes más adelante y memorizar los hechos mediante el ensayo, la organización o la elaboración.

Teniendo esto en cuenta, surge la pregunta: ¿Cómo debemos decidir qué tipo de dispositivo utilizar al tomar apuntes? Si eliges escribir en un bloc de notas, pierdes gran parte de la comodidad de almacenar los archivos digitalmente, de poder realizar búsquedas en ellos o de poder insertar imágenes rápidamente. 

Si escribes en un ordenador, no puedes dibujar con facilidad, o puedes ser propenso a distracciones como las redes sociales y/o el correo electrónico.

Además, un estudio realizado por Mueller y Oppenheimer en 2014 encontró que es más probable que al escribir notas en un ordenador portátil se transcriban las clases al pie de la letra, en lugar de procesar la información más profundamente y reformularla con las propias palabras. 

En resumen, se aprende menos. Basándonos en el artículo de Mueller y Oppenheimer, podemos llegar a la conclusión de que tomar apuntes a mano es mejor que hacerlo en el ordenador.

La toma de apuntes no es algo que se ajuste de forma natural a un proceso sencillo y racionalizado, y por eso es importante saber cómo hacerlo. 

Cómo tomar apuntes eficaces en clase

Como ya lo mencionamos anteriormente, existen diferentes estrategias para la toma de notas en clase, la clave está en que tú encuentres el método que sea más efectivo para ti, debido a que es algo fundamental para el éxito académico. 

Aclarado esto, compartiré contigo algunos consejos prácticos para tomar apuntes de manera efectiva que han funcionado para la mayoría de estudiantes que los saben implementar con base en su propio proceso.

1. Comprende la información

El objetivo principal de tomar apuntes en clase es comprender la información. Por lo tanto, debes prestar atención y esforzarte por comprender el tema que se está explicando. 

Es importante que no trates simplemente de memorizar la información, sino que intentes transcribirla con tus propias palabras. Aunque los estudios sobre la utilidad de transcribir son contradictorios, consideramos que transcribir la información con tus propias palabras es de gran ayuda para procesarla y recordarla en el futuro.

2. Aprovecha las imágenes y las figuras

Las imágenes y las figuras son herramientas útiles para tomar apuntes en clase. Prioriza la incorporación de imágenes y figuras relevantes en tus notas, ya que esto puede ayudarte no solo a recordar mejor lo explicado en clase, sino a entender mejor conceptos más complejos. 

Si tomas notas escritas a mano, puedes dibujarlas tú mismo. Si usas un portátil o una tableta, puedes hacer una foto o una captura de pantalla e insertarlas directamente en tus notas.

3. Usa una tableta

Aunque tradicionalmente hemos usado cuadernos y portátiles para tomar apuntes en clase, cada sistema tiene sus ventajas y desventajas.

Ahora que estamos en plena era de la información, las tabletas son más accesibles y asequibles que nunca, y pueden ofrecer lo mejor de ambos mundos: la comodidad de teclear y tomar notas digitales con la posibilidad de dibujar y hacer anotaciones. 

Si eres fan de Apple un iPad Pro con Apple Pencil es una excelente opción, pero incluso un iPad normal de 300€ te permitirá lograr los objetivos. 

En caso de que prefieras Windows, la línea de Microsoft Surface es una buena opción. En cuanto a las aplicaciones, hay para todos los gustos y colores. Algunas de las más reconocidas son: 

  • Notability
  • OneNote
  • Evernote
  • NoteLedge
  • Joplin
  • Notezilla
  • Simplenote
  • Google Keep
  • Notebook 

En general, lo importante es que cuenten con un sistema flexible para dibujar, escribir e importar imágenes fácilmente.

4. Usa el método del esquema

El método del esquema es uno de los más populares entre los estudiantes universitarios y de medicina. En realidad es muy sencillo: empiezas con un tema o idea principal, y si hay un subtema relacionado con esa idea, lo anidas con una sangría. Si tienes otro dato de apoyo de ese subtema, lo anidas aún más. 

Esto te permite organizar la información de clase de forma limpia y directa. Si te gustan los métodos fáciles y simples, deberías usar este por defecto en la mayoría de las situaciones.

Si esto te parece demasiado sencillo y simple, creéme que lo es. Esto se debe a que, durante esta fase, simplemente estás intentando comprender y organizar la información de una forma que tenga sentido para ti. Ya en el siguiente paso es donde entra en juego el esfuerzo adicional y la adaptabilidad.

5. Usa formas de aprendizaje activo

Las formas de aprendizaje activo, como discusiones en grupo, debates, resolución de problemas y proyectos, son de gran utilidad para que te involucres en el proceso de aprendizaje. 

Estas actividades tienen como objetivo ayudar a los estudiantes a conectar la información con su vida diaria y a desarrollar habilidades importantes, como la comunicación, el trabajo en equipo y la resolución de problemas

Además, el uso de tecnología educativa, como plataformas en línea y herramientas interactivas, también puede ser beneficioso para mantener a los estudiantes comprometidos y motivados.

Para los cursos pesados en conceptos se recomienda el método de enseñanza a otra persona. Esto implica que después de tomar tus notas, debes encontrar a alguien con quien puedas hablar de los conceptos clave de la clase, enseñarle lo que aprendiste en tus propias palabras y responder a sus preguntas. 

Si no tienes a alguien con quien hablar, graba un video o habla contigo mismo en voz alta. Este proceso de explicación te ayudará a internalizar la información y a asegurarte de que realmente la entiendes.

Otro método de aprendizaje activo es la práctica. Si estás en un curso en el que necesitas aplicar conceptos en lugar de memorizarlos, la práctica es esencial. 

Resuelve problemas, haz ejercicios y realiza exámenes de práctica. Cuanto más te enfrentes a la aplicación de los conceptos, más familiarizado te sentirás con ellos y más fácil será recordarlos en el futuro.

Por último, no subestimes el poder del descanso y la recuperación en tu proceso de aprendizaje. Las diferentes investigaciones han demostrado que el sueño y la actividad física aportan notablemente a mejorar la memoria y facilitan el proceso de retención de información, así que asegúrate de dormir lo suficiente y de hacer ejercicio regularmente.

En resumen

Tomar apuntes es una parte importante en tu proceso de estudios, y puede ser muy útil si lo haces de la forma correcta. Esperamos que nuestra guía te ayude a tomar notas de manera práctica y efectiva para que logres mejorar tus habilidades de estudio. 

Ya sabes que si deseas, puedes compartir con nosotros cómo te ha ido en tu proceso de toma de notas. ¡Nos encantará escuchar tu experiencia!

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

Cómo preparar exámenes tipo test

Cómo preparar exámenes tipo test

¿Cómo preparar exámenes tipo test? Esta es una pregunta que toda persona que está opositando tiene que hacerse, porque en casi el 100% de los

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *