Gestión del tiempo
Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estudiar en verano

A priori parecen dos términos incompatibles, pero los opositores sabemos que, desde que decidimos embarcarnos en este proyecto, la palabra VERANO desaparecería de nuestros planes.

Cosa diferente es que seamos capaces de mantener la concentración mientras otros hacen planes y estamos a 40 grados bajo el flexo. Y, en este punto dramático lanzo varias recomendaciones.

Para aquellos que aún no tengáis fecha de examen y no se prevea para este año, más aún si ya lleváis más de 6 meses estudiando, os recomiendo (en la medida de vuestras posibilidades), que descanséis. Al menos una semana, aprovechando algún plan interesante con personas que sumen. Lo vais a necesitar si el proceso es largo y, más vale recuperar fuerzas ahora y recargar pilas, que explotar posteriormente en momentos más cercanos al examen. Porque, tengas más o menos resistencia a la presión, el cerebro se satura y necesitará desconectar.

Se avecina mucha incertidumbre respecto a las oposiciones y cada 6 meses conviene tomarse unos días de descanso. Que vuestra autoexigencia no os impida ver vuestra necesidad de autocuidado.

Si tenéis fecha de examen prevista, no queda otra que seguir estudiando. En ese caso, buscad pequeñas cosas que os motiven y faciliten la concentración:

  • Mejor en bibliotecas que, con el aire acondicionado y rodeadas de libros, se nos olvida si es agosto o noviembre. También habrá otros estudiantes y te harán sentir menos desgraciada.
  • Ten preparadas bebidas refrescantes, tentempiés listos para comer que te gusten y déjate cuidar si vives con gente que te facilita las comidas o tareas de casa.
  • Intenta madrugar más para terminar antes la jornada de estudio y así, poder hacer algo a última hora del día con alguien.
  • Sé más consciente de tu nivel de rendimiento y deja de estudiar cuando veas que no estás concentrada. Más vale perder 2 horas de estudio hoy y seguir mañana, que entrar en un bucle de varios días desconectada, sintiéndote mal y autocastigándote.
  • Haz saber a tu entorno tus horarios y días disponibles, para evitar que te propongan planes fuera de esos horarios.

Y lo más importante, recuerda que esta fue y es tu decisión, que no nay mal que cien años dure y que, cuanto más rindas ahora, más corto será el viaje a la plaza. Pero que también eres humana y puedes estar cansada y frustrada, que te puedes sentir sola e incomprendida, y que es normal. Todo ello, forma parte de esto que llamamos opositar.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a
nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *