Planificación, Técnica de estudio
Compartir:
Esquemas para oposiciones

Cómo hacer esquemas para aprobar una oposición

Una de las cosas fundamentales para llevar tu estudio al máximo nivel es que elabores tu propio material, y qué mejor manera de hacer que con los esquemas para oposiciones.

Esto te ayudará a tener un mayor control sobre el temario y, una de las técnicas que mejor funciona para conseguirlo es hacer un buen «esquema de opos». 

Razones para incluir los esquemas en tu rutina de estudio 

  1. La labor de síntesis ayuda a tu cerebro a profundizar en la materia y activa la memoria a largo plazo. 
  2. Tener toda la información fundamental a mano te permitirá volver a ella una y otra vez con mucho menos esfuerzo. 
  3. La memoria visual o fotográfica te ayudará a recordar datos importantes en el momento del examen. 
  4. Al elaborar esquemas en papel, estás haciendo tu esquema mental en tu cabeza. 

Qué no debe faltar (ni sobrar) en un esquema:  

  1. Simplifica; pero con información relevante (aquí sí, menos es más). 
  2. Organiza de forma visual y simétrica cada bloque de contenido para verlo al completo con un golpe de vista. 
  3. Utiliza palabras clave y destácalas.
  4. Divide y vencerás. Divide los temas complejos por partes, desgranar el contenido te ayudará a comprenderlo, y comprenderlo te ayudará a memorizarlo. 
  5. El material será tu aliado. Elige un formato de papel que se adecúe a cada contenido, y distintos colores de bolígrafo o rotulador para agrupar, destacar…

Tipos de esquemas según el contenido:

  • Con columnas: formato vertical, bueno para categorías semejantes pero diferenciadas.
  • Con llaves: formato horizontal de izquierda a derecha, para categorías y subcategorías de conceptos.
  • Con diagramas o cajas: de arriba a abajo para, por ejemplo, estructuras de organismos.
  • De procesos: de izquierda a derecha y con flechas.
  • Piramidales: para jerarquías, ideal para leyes, reales decretos, etc.
  • Tablas: perfecto para agrupar información semejante, pero con detalles diferentes  importantes (plazos, tipos, etc).

Y recuerda:

Un buen esquema es el resultado de muchas vueltas al temario, por lo que, seguramente, tendrás que repetir y mejorarlos según vayas comprendiendo e integrando mejor cada tema.

No te aferres a tu primer esquema. De hecho, una señal de que avanzas es darte cuenta de que el esquema se puede hacer mejor o más completo.

Grábate esto a fuego:

Cuando haces un esquema no estás perdiendo el tiempo, estás ganando una batalla a la memoria a largo plazo. 

Elena Blázquez

Si quieres profundizar en otras técnicas de estudio súper útiles para llevar tu estudio al máximo nivel puedes consultar mi Curso de Planificación y Técnicas de Estudio para oposiciones.  

Espero de corazón haberte ayudado 😉

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

¡A por tu plaza!

“El tiempo pasa volando, y sin darnos cuenta ya estamos en septiembre. ¿Sin darnos cuenta? ¿En serio? Este topicazo lo oímos año tras año cuando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.