Gestión del tiempo, Motivación, Planificación, Portada
Compartir:
Cómo estudiar contenido difícil

Cómo estudiar el contenido difícil de una oposición

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta una persona que oposita es, sin duda, memorizar contenido muy difícil.

Por contenido difícil, entendemos aquel que por muchas veces que lo leas no entiendes, que tiene muchos datos (fechas, nombres…) o un lenguaje demasiado técnico.   

Afortunadamente existen técnicas y métodos para poder enfrentarse a ese contenido, y no sólo entenderlo, si no llegar a dominarlo y memorizarlo.

¿Cómo enfrentarte al contenido difícil de la oposición y no morir en el intento?

Lo primero es mirar cara a cara a tu enemigo, detectarlo, saber quién es.

No huyas de él, ni lo dejes para el final. Cuanto antes empieces con lo que más te cuesta, más tiempo tendrás para entenderlo y memorizarlo. 

Cuando organices la planificación, reserva para  el contenido más difícil los momentos en los que mejor rindas, si lo dejas para el final de la jornada es posible que se haga una bola cada vez más grande. 

Afróntalo con ilusión, como un reto personal. (¿Qué fácil decirlo, verdad?, pero ya que lo tenemos que hacer, mejor con ilusión que con desidia, ¿no?). 

Y… ¿Cómo lo hacemos? 

Toma de contacto

No intentes memorizar en la primera vuelta, es de reconocimiento. Intenta entender lo que lees y detecta lo más complicado.

Céntrate en entender la materia y resolver todas las dudas que te surjan.

Elabora tus propios recursos

En las sucesivas vueltas irás dando forma a tu propio material de estudio. 

  • Divide y vencerás. Es mucho más sencillo memorizar pequeñas partes que un todo ingente. Haciendo distintas parcelas de contenido, ayudarás a tu mente, no sólo a memorizar con más facilidad, también a recuperar esa información cuando lo necesites el día del exámen.  
  • En este proceso extrae el contenido difícil y destínalo a una libreta aparte.
  • Que sea fácil de transportar para poder llevarla a todas partes. Conviértela en tu segunda piel.
  • Si está todo el contenido bien estructurado y repartido podrás hacer muchos repasos. 

Memorizar

Este proceso llegará gracias al trabajo previo, cuando has dado varias vueltas al temario y tienes un material de estudio organizado. Esta parte es un proceso lento, es importante que tengas paciencia; pero si has realizado minuciosamente los procesos anteriores lo conseguirás.

Ahora toca: repetir, repetir y repetir. Ya te comentamos en otro post cómo memorizar textos largos.

En esta fase es súper importante que puedas aprovechar ratos muertos para hacer repasos extra de la libreta de contenido difícil, o de las tarjetas. Esos ratitos pueden marcar una diferencia importante en el resultado. 

Y… ¡no corras! La constancia y la paciencia serán tus mejores aliadas.

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

Cómo preparar exámenes tipo test

Cómo preparar exámenes tipo test

¿Cómo preparar exámenes tipo test? Esta es una pregunta que toda persona que está opositando tiene que hacerse, porque en casi el 100% de los

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *