Planificación, Técnica de estudio
Compartir:

El mejor sistema de estudio para aprobar una oposición

Los diferentes tipos de sistemas para dar la vuelta al temario y poder repasar pueden generar confusión. 

A continuación podrás entender en qué se diferencian y cómo aplicarlos a los diferentes procesos de estudio. 

Tenerlo claro y controlar estos conceptos es algo básico que te dará muchas garantías de cara a conseguir tu plaza.

  1. Sistema de vueltas:

Consiste en empezar por el tema 1, avanzar hasta el último tema y luego volver a empezar por el 1.

La cantidad de temas que puedas estudiar a la semana aumentará con el número de vueltas, tardando cada vez menos tiempo en completar la vuelta. Es decir, progresivamente dominarás más cada tema y dedicarás menos horas a estudiarlo.

DESVENTAJAS:  Tardas mucho tiempo en volver al tema por 2ª vez y se va olvidando el contenido. Y si hay que estudiar muchos temas esto no es nada bueno.

  1. Arrastres: 

Cada semana estudias temas nuevos y repasas los que has estudiado las anteriores semanas. Ayuda a mantener activados los temas y a no olvidarlos, así como a poco a poco ir profundizando y afianzando el contenido.

DESVENTAJAS: En oposiciones de muchos temas, llega un momento en que es complicado poder repasar tantos temas en tan poco tiempo. Hasta 25-30 temas funciona bien.

  1.  Sistema mixto:

Lo óptimo es crear un sistema mixto de vueltas y arrastre organizado, planificado y ordenado. Al hacerlo así, podrás integrar y memorizar el contenido progresivamente. 

En una oposición se manejan demasiados temas como para que no se olviden de una vuelta a otra, por eso hay que incluir e intercalar arrastres o repasos dentro de cada vuelta. Si no lo repasas, se te olvidará y perderás precisión.

¿Cómo hacerlo? 

Incluye dentro de tu planificación mensual semanas de repaso de todo lo anterior. Esa semana debes repasar todos los temas que llevas de la vuelta, o lo que es lo mismo, arrastrar el estudio del contenido anterior para reactivarlo y no permitir que se olvide por el paso del tiempo. Una vez tienes tu propio material esquematizado y resumido, los repasos son más sencillos y rápidos.

TRUCO: Haz una planificación semanal hasta el día de tu examen, o de 6-12 meses si no tienes fecha de examen, que incluya vueltas y repasos, para tener una previsión de lo que vas a hacer cada mes, evitar improvisar, estancarte en un tema o no llevar un ritmo exigente. 

No escatimes en planificar y organizar: vueltas, arrastres y registrar resultados. A largo plazo será un tiempo muy bien invertido.

Si quieres aprender a estudiar oposiciones con un sistema mixto, accede al Curso de Planificación y Técnicas de estudio en este enlace: https://opocampus.net/cursos-tutorias/curso-planificacion/

Compartir:

Regístrate para recibir novedades, mi newsletter y todas las ofertas

Lo mejor de opositar

¿Alguna vez te has parado a pensar en todas las cosas buenas que tiene opositar?  A veces el cansancio, la frustración y el día a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.